viernes, 19 de noviembre de 2010

Muerto el político, viva la Política



"Néstor Kirchner era, por sobre todas las cosas, un animal político. Su desvencijado corazón latía con fuerza cada vez que le tocaba subirse a un atril a dar un discurso o cuando se prendía en la discusión por cuestiones referentes al poder y a la gestión pública. Pero más allá de sus apetencias personales, sus ambiciones y sueños, el ex presidente que falleció de muerte súbita el pasado 27 de octubre, recuperó para el país la noción de que la política podía contribuir a cambiar las cosas".

Nota completa aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada