viernes, 24 de julio de 2009

Alea jacta est



Manuel Zelaya cruzó el Rubicón, la frontera entre Nicaragua y Honduras. Su rostro, con su tradicional sombrero blanco, rodeado de simpatizantes y banderas rojas y blancas, está en las pantallas de todos los medios televisivos del mundo. El gobierno de "Pompeyo" Micheletti habría enviado a los militares a detenerlo.
"La suerte está echada", podría haber dicho el presidente depuesto. Veremos en las próximas horas si la suerte está a favor o en contra de la democracia en América.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada