viernes, 14 de octubre de 2011

Diez años



Leemos: "Cuando en la Capital se llevaba escrutado el 83 por ciento de las mesas, los blancos y nulos, más los impugnados, sumaban el 28,65 por ciento de los votos emitidos y superaban el porcentaje conseguido por la Alianza. En Buenos Aires la misma sumatoria lograba el 25,89 por ciento. En Santa Fe, el voto bronca se destacó por lejos, al alcanzar casi el 40 por ciento de los sufragios además de aventajar al PJ, que resultó ganador de las elecciones en el distrito.
Con mayor precisión, puede afirmarse que el verdadero voto de rabia fue el anulado. Los blancos registraron variantes poco significativas con relación a comicios pasados, mientras que los nulos —por el contrario— crecieron con ímpetu arrollador, casi de modo exponencial en las legislativas de ayer".

Hace 10 años se realizaban las elecciones legislativas en las que la estrella iba a ser el denominado "voto bronca". Los votos blancos o nulos fueron un aluvión, presagiando el "que se vayan todos" de fin de año. Por aquellos días, hasta un conocido humorista debió salir a decir que no tenía nada que ver con una campaña a favor de meter en los sobres la figura de su personaje más famoso.
Aquello fue el principio del fin para el gobierno de Fernando de la Rúa, que se iría dos meses después, en medio de cacerolazos, saqueos y muertes en las calles de todo el país.
De una elección a otra, pasaron solo diez años. Parece tanto tiempo.
De aquellas broncas a estos amores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada