martes, 22 de marzo de 2011

Mauri, ¿cuándo votamos?



Decíamos a comienzos de este mes: Me quiere mucho, poquito, nada… En los últimos meses, el jefe de gobierno porteño parece haberse dedicado con fruición al adolescente deshoje de la margarita. Pero no le provoca incertidumbre n i n g u n a p a s i ó n amorosa, sino la definición de su futuro político. Así es como se ha presentado por todos lados como candidato presidencial; pero tras su mensaje a la Legislatura ha dicho que no sabía si era el último que daría en el palacio de Perú y Diagonal Sur. Coqueteó una y mil veces con el Peronismo Federal; pero una y otra vez señaló que no había posibilidad de alianzas con ese sector. Pidió a los legisladores “simplificar” el calendario electoral; pero luego mantuvo la idea de desdoblar los comicios a jefe de gobierno de los presidenciales.
Es que por más que hayamos hablado de jengas y margaritas, la definición de la fecha de las elecciones no es un juego como tirar una moneda al aire o jugar al ta-te-ti, sino una decisión estratégica. O al menos así parece creerlo el jefe de gobierno y su círculo de colaboradores. La decisión de unificar o desdoblar, simplificar o extender el calendario electoral puede –siempre según esta interpretación – beneficiar a unos candidatos y perjudicar a otros. Y en algunos casos podría estar no solo un cargo público en juego, sino el futuro de varias carreras políticas.
(Nota completa aquí)
Hoy temprano leíamos: Serán alrededor de mediados de año”, fue la escueta respuesta de Macri acerca del momento en que estima se llevarán a cabo los comicios en la Ciudad.
Y esta tarde nos anoticiamos: Macri clarificó (¿?) el panorama respecto a las elecciones de las que surgirán el jefe de Gobierno y legisladores de la Ciudad al asegurar que serán "entre agosto y septiembre".
"Va a ser entre agosto y septiembre, lo definiremos en la próxima semana", dijo el mandatario porteño, quien este lunes, consultado por Noticias Argentinas, había aclarado que esta semana era "muy corta" para tomar decisiones (¿???), en referencia a los feriados nacionales del jueves y viernes.
Aquí podemos leer algún otro análisis de la situación, que movería a risa si no fuera tan patética.
A esta altura del partido, a los porteños nos dan ganas de parafrasear al molesto y huidizo pibe que personificaba Carlitos Balá, y preguntar: "Mamá (o Mauri),¿¿¿cuando votamos???".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada