lunes, 21 de marzo de 2011

¿La paz? ¿Queda en Bolivia?



El terrible dictador y genocida Muammar Khadafi dijo hace dos años en respuesta a declaraciones de Barack Obama, aún candidato demócrata a la presidencia de EE.UU.: "Las palabras de nuestro hermano keniano de nacionalidad estadunidense sobre Jerusalén, demuestran que es un ignorante de política internacional y no ha estudiado el conflicto de Medio Oriente o miente para promover su campaña electoral", dijo Khadafi. (…)"Es la paz la que protegerá a Israel en la región, no las armas ni lo nuclear", indicó Gadafi en un discurso durante un mitin en una ex base militar de Estados Unidos, en las afueras de Trípoli, con ocasión del 38 aniversario de la evacuación de la base aérea Wheelus.
Al referirse a Obama como "nuestro hermano keniano", Gadafi también dijo que el aspirante demócrata a la presidencia podría padecer "un complejo de inferioridad" por su origen africano y que de llegar a la Casa Blanca podría "comportarse peor" que los blancos.
"Esto será una tragedia. Le decimos que debe sentirse orgulloso de sí mismo por ser negro y sienta que toda Africa lo respalda, porque si se queda con este complejo de inferioridad tendrá una política exterior peor que la de los blancos en el pasado", señaló.

El premio Nobel de la Paz, Barack Obama, dijo hoy en su gira por Chile, sobre los ataques contra Libia: "Nuestra acción militar es en apoyo de un mandato internacional del Consejo de Seguridad que se centra específicamente en la amenaza que el coronel Khadafy supone para su pueblo", dijo Obama en una conferencia de prensa junto al presidente chileno, Sebastián Piñera.
El mandatario norteamericano agregó que, como parte de la coalición que está instaurando una zona de exclusión aérea en Libia, "autorizó a las fuerzas a estadounidenses a colaborar" con sus "aliados internacionales para cumplir ese mandato".

Cerramos con lo que escribió ayer el poeta Juan Gelman (el que, por suerte, no ganó ningún premio Nobel): “El complejo militar-industrial estadounidense es un gobierno aparte y el mandatario norteamericano ha decidido ser su presidente. No se trata sólo de continuar guerras, preparar otras, crear constantemente armamento más avanzado para reemplazar al “viejo”: Obama es su gran vendedor. Durante la gira asiática que realizó en noviembre del año pasado, cerró con India un acuerdo preliminar por valor de 4100 millones de dólares, el precio total de diez Boeing C-17. Poco antes, el 20 de octubre, envió al Congreso para su aprobación los términos de la exportación a Arabia Saudita de jets, helicópteros, misiles y más por el monto de 60.000 millones de dólares, la mayor venta de armas a un solo país en la historia de EE.UU.
El señor de la Casa Blanca se jactó en su discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz de que su país era la única superpotencia militar del mundo y se dedica a confirmarlo y aun a ensanchar la afirmación”.

Mientras vemos caer las bombas sobre Libia, confirmamos con pena que lo que habíamos dicho aquí terminó siendo algo peor que una ironía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada