jueves, 21 de octubre de 2010

Día de mierda



Otro pibe.
Otro joven militante.
Otro que pudo haber sido cualquiera de nosotros, aunque no pensemos lo mismo.
Otro como Darío y Maxi, como los que cayeron en diciembre de 2001, como los fusilados por la policía rionegrina en Bariloche. Como tantos otros anónimos que caen por las balas asesinas de la policía o por los puños y patadas de patovicas en el Gran Buenos Aires. O en cualquier pueblito recóndito del país.
Otra víctima del poder impune de algunos, que creen que con la violencia van a terminar con el distinto. Asesinos y traidores a la causa del pueblo, se pongan la camiseta que se pongan.
Otro dolor con el que deberemos cargar de aquí en más, mientras seguimos peleando por una patria más justa y solidaria. Para todos.
Pero hoy... hoy fue un día de mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada