viernes, 28 de agosto de 2009

Y se armó la discusión



El proyecto del Gobierno de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (o Ley de Medios, nueva ley de Radiodifusión, como a Ud. le guste) ya llegó al Congreso.
Una deuda histórica de la democracia promete comenzar a saldarse en los próximos meses. ¿Será así?
Por lo pronto la iniciativa del gobierno tiene algunos puntos importantes en búsqueda de la democratización de la comunicación, como el límite de licencias por operador o la apertura a la participación de organizaciones de la sociedad civil como adjudicatarios de medios. Otros puntos aparecen más oscuros como la legitimación de las empresas telefónicas como poseedores de licencias. Pero lo importante es que el proyecto se debata abiertamente y se enriquezca con las distintas voces.

Así lo señalaba Cristina Kirchner al presentarlo: "El concepto de libertad de expresión, de derecho a la información, deben ser concebidos e interpretados en su correcta dimensión; porque libertad de expresión no puede convertirse en libertad de extorsión y porque libertad de prensa no puede ser la libertad de los propietarios de la prensa". "El derecho a la información significa el derecho a toda la información sin ocultamiento de una parte de la información, sin distorsión, sin manipulación".

Sin embargo, en lugar de enriquecer este debate, horas después asistíamos al triste espectáculo del Club “Peguémosle al Gobierno que es lo que mejor nos sale”:
Francisco De Narváez: "Estamos expresando nuestro más profundo rechazo a que el proyecto avance antes de que estén conformadas las nuevas cámaras. Tiene que ser debatido cuando esté en funciones el Congreso en su nueva composición".
UCR: "La estrategia de hacer valer una mayoría circunstancial pone en jaque a la democracia, doblegando libertades al mejor estilo chavista, con medios de rodillas replicantes del discurso oficial".
Fernando Iglesias (Coalición Cívica): "Que diga que la ley que promueve el Gobierno es de todos anula a la oposición y deja al descubierto el autoritarismo y el totalitarismo de los Kirchner. Claro que tienen derecho a presentar un proyecto, pero decir que es la ley de todos es grave. Además, queda claro que el Gobierno no está tomando nota de que el 70 por ciento de la población los votó en contra".

Uno de los pocos que salió a bancar la nueva iniciativa fue Martín Sabbatella: “Es necesario sancionar una excelente ley y ponerle fin al actual marco normativo que fue diseñado en la última dictadura militar y perfeccionado en el menemismo para evitar el acceso del pueblo a una comunicación democrática”.

El debate está planteado. Las presiones de los grandes medios serán muy fuertes. En las próximas semanas comenzaremos a ver el resultado.

1 comentario:

  1. Como se nota que tuviste tiempo de sobra este jueves, eh

    ResponderEliminar