jueves, 13 de agosto de 2009

Mucho más que la Marchita



Hace 20 años se nos iba Hugo del Carril, Don Hugo.
Pese a que hace muy poco se lo nombró bastante por la polémica en torno al uso de su versión de la Marcha peronista (por lejos la más famosa), poco se tiene en cuenta su extensa y brillante carrera artística, siempre ligada a lo mejor de la cultura popular durante más de medio siglo.
Fue un gran cantante, con versiones magistrales de tangos como Malevaje, Betinotti, Nostalgias, Percal, entre tantos otros.
Dueño de una “pinta” impresionante, fue una gran figura del cine, donde actuó en películas como “La cabalgata del circo”, “Historia del 900”, “El último payador”, “Pobre mi madre querida” o “El último perro”, en una lista extensa de éxitos.
Su interés por los géneros populares lo llevaron a incursionar también como director cinematográfico. Entre su amplia filmografía se destaca, sin lugar a dudas, el clásico de todos los tiempos “Las aguas bajan turbias”, donde expone su preocupación por lo social pero también su mirada sensible sobre los dramas humanos.
El guión de “Las aguas…” pertenecía al militante comunista (antiestalinista) Alfredo Varela, que había sido encarcelado. Cuenta la leyenda que Del Carril intercedió ante Perón por Varela: “¿Por qué está preso?” preguntó el entonces presidente. “Por orinar frente a la embajada soviética”, contestó el artista. Luego de reírse, el general respondió: “Mire, al final somos todos un poco comunistas, si al final lo que buscamos es la justicia social”. Varela fue liberado inmediatamente.
Identificado con la causa nacional y popular, fue perseguido y prohibido después de la caída de Perón y durante la última dictadura militar. Pero él permaneció fiel en sus ideales de una patria justa, libre y soberana.
En 1986 fue nombrado Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires.
Desde aquí nuestro sentido recuerdo al gran artista popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada