jueves, 1 de julio de 2010

Llanto



Aquel dolor.
El dolor de un hombre, de un soldado.
El dolor de un pueblo.
Por la muerte de un líder que atraviesa los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada