jueves, 29 de octubre de 2009

Lo urgente y lo importante



Dice Carrió: "Lo urgente es el hambre, la desocupación, la inseguridad y no el modo de acceso al poder".
Por una vez estoy de acuerdo con Lilita. Sin duda, lo más urgente es solucionar el problema de la indigencia extrema y del hambre de millones de argentinos, sobre todo de los más chicos. En ese sentido concuerdo completamente con lo que se dice aquí.
En lo que discrepo totalmente con la pitonisa de Barrio Norte (no me voy a meter hoy con sus delirios extremos) es con que el ingreso universal para la niñez sea la única reforma política necesaria en el país. Y que sólo haya que tratar en el país lo urgente, y no lo importante.
La contradicción es evidente en alguien que hace tan solo unos meses nos hablaba de “contrato moral” y de recuperar las instituciones. Si lo urgente impidiera tratar otros temas, ¿qué sentido tiene formar una comisión que investigue las obras públicas o el funcionamiento de los servicios de inteligencia, como pretende la oposición?
El argumento de que los pobres son “esclavos” del clientelismo y los punteros es francamente ridículo y sólo sirve para llenar los oídos de la clase media bienpensante de este país. No pretendo negar que exista el clientelismo. Pero si la intención del gobierno nacional fuera mantener ese sistema prebendario para ganar elecciones, lo ocurrido el 28 de junio demuestra que muy bien no le está yendo.
En una democracia restringida como la que aún vivimos, es urgente atacar las causas profundas de la pobreza y la indigencia. Pero también es muy importante regular a los grupos que restringen el accionar de los poderes democráticamente elegidos; y mejorar las instituciones – tal como lo proclamaba hace un tiempo Carrió – para lograr un sistema representativo cada vez más perfeccionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada