domingo, 8 de mayo de 2016

Meritócratas (o de la Ideología)


Lo que nos molesta de la publicidad de los "Meritócratas” de Chevrolet es que sea honesta: que nos escupa en la cara y nos diga lo que ya sabemos, pero que la ideología burguesa evita decirnos a cada instante.
Nos dice: “no se coman el chamuyo ese de que todos nacemos libres e iguales. Es verso. Los que pueden consumir son poquitos (una “minoría”, como el propio spot afirma), los que sobresalen son los que más tienen, los que vencen son los que sojuzgan al resto de los individuos – que no son sus pares –“.
Mac Cann es una de las agencias más conservadoras del mundo, como señaló Jorge Schusheim. El publicista también destacó que ni en Estados Unidos se hubiera animado a emitir el corto. Ese espíritu “calvinista” del spot – como lo denomina Dolina – es una de las piedras basales del sistema estadounidense, del “american way of life”, que pese a los magullones sufridos en las últimas décadas, sigue funcionando como utópico para muchos pichones de burgueses locales.
En realidad, toda la publicidad comunica lo mismo, pero implícitamente: “Consumí. Comprá. Gastá tu dinero en cosas que no necesitás”. Pero esta publicidad nos choca, porque va un paso más allá: borra los límites entre el imperativo ideológico de toda sociedad burguesa y la circulación de significaciones que estamos dispuestos a considerar aceptables en la comunicación masiva, para que el espejismo no revele su verdadera esencia. Y nos da pistas acerca de los tiempos sociales y políticos que se vienen.
Eso nada más. Sigo leyendo a Zizek.


Buenas tardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada