sábado, 25 de agosto de 2012

Lista negra


"(El Eternauta) no entra (a la escuela). No, definitivamente no, ni entra ningún tipo de manipulación de adoctrinamiento, que nuestros jóvenes sean libres...", dijó en tono enfático el jefe de gobierno Mauricio Macri en diálogo con Eduardo Feinmann por Radio 10.
Es una medida razonable de un mandatario que no se anda con chiquitas a la hora de asegurar la "libertad" de los educandos: censurar una absurda historieta de ciencia ficción, que para un grupúsculo político es un mero instrumento en su afán de lavarle el cerebro a las blancas palomitas.
Además, es un muy mal ejemplo eso que dice su autor (el montonero H.G.Oesterheld), en el prólogo de que "quizá por esta falta de héroe central, "El Eternauta" es una de mis historias que recuerdo con más placer. El héroe verdadero de "El Eternauta" es un héroe colectivo, un grupo humano. Refleja así, aunque sin intención previa, mi sentir íntimo: el único héroe válido es el héroe "en grupo", nunca el héroe individual, el héroe solo". Es obvio: para el PRO el único héroe válido, es el héroe individual, el justiciero solitario.
Otros títulos de próxima prohibición por parte del Gobierno de la Ciudad serán "Martín Fierro" y "Juan Moreira", dos obras basadas en gauchos retobados, ilegales e indocumentados que se enfrentan a las fuerzas de la ley y el orden. También prohibirá "El juguete rabioso", protagonizada por un joven (ya de por sí sospechoso) resentido social, que termina entregándose a las garras del crimen y la depredación por no buscarse un porvenir venturoso, como yuppie o policía metropolitano.
Volviendo a El Eternauta, una idea que figura en un paper que manejan las altas esferas del Ministerio de Educación porteño sostiene la idea de reemplazar al personaje enfundado en ese ridículo traje de neoprene con su no menos ridícula máscara de buceo, por otro personaje salido de la fantástica factoría de DC Comics: Siniestro, el enemigo de Linterna Verde, cuyo mayor atributo es el miedo y luce con elegancia un brillante traje amarillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada